¿A qué me refiero con Escultura Acuática?

Si buscamos en Google el término de Escultura Acuática veremos el siguiente artículo y una serie de fotografías de distintas esculturas preciosas e impresionantes que habitan el agua. Estas piezas tienen relación con el agua, en muchos casos están totalmente sumergidas, aunque en todos ellos el agua toma un papel secundario.

Jason deCaires Taylor

Al realizar mi obra he buscado que el agua sea la ejecutora de la pieza, el artista que da forma al material como hace en la naturaleza. En nuestro planeta, es el agua el mayor agente de cambio y modelado de esta pelota de barro y minerales que llamamos hogar. Esas espectaculares transformaciones no se consiguen de la noche a la mañana, solo el tiempo sabe cuanto ha tardado el agua en ejecutar su obra nunca finita.

Como no dispongo de ese tiempo, busqué la forma de conseguir que el agua obrara su magia por otra vía. En lugar de esperar a que esculpiera por sustracción de material, creé el entorno adecuado para que lo modelara a medida que se añadiera más.

Por lo tanto, para mi, la escultura acuática es aquella que ha obtenido su forma directamente por la acción del agua.

¿Cómo comencé a crear Escultura Acuática?

Todo comenzó cuando estaba en tercero del grado de Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid.

En aquella época habiamos empezado a modelar algunas piezas con cera roja. Cualquiera que la haya utilizado sabe que es un poco engorrosa de usar ya que hay que mantenerla en un ambiente a cierta temperatura. Si está muy fria es dura como una piedra, si está muy caliente no hay manera de darle forma. Antes de usar las herramientas de modelado, por lo general, hay que derretir la cera en una cazuela al fuego, y a veces explota…

Por sus características, pensé que el mejor material al que tenía acceso para utilizar el agua como acción modeladora era la cera en estado líquido.

¿Cómo realizar la técnica?

La técnica es realmente sencilla en concepto. Se necesita un recipiente en el que calentar la cera, otro en el que echarla y en el que se quede pegada al fondo, y varios litros de agua. Recordad reciclar el agua y no desecharla. Dependiendo del tamaño que busquemos para la pieza pueden hacer falta dos personas para ejecutar la técnica con éxito. Tuve la suerte de que mi buen amigo Jose Carlos Díaz Ruano, también artista, me ayudara.

Una vez reunido lo necesario, lo complicado reside en controlar el flujo de cera y de agua, la dirección en la que se añade la cera y la interacción del agua con la misma. Hay que tener en cuenta que, al ser cera de modelar, esta no puede estar sumergida más de un par de días a lo sumo. Es algo importante ya que, al sacarla del agua, el peso varía y aquello que puede funcionar dentro del agua fuera quizás no lo haga.

Una vez reunido lo necesario, lo complicado reside en controlar el flujo de cera y de agua, la dirección en la que se añade la cera y la interacción del agua con la misma. Hay que tener en cuenta que, al ser cera de modelar, esta no puede estar sumergida más de un par de días a lo sumo. Es algo importante ya que, al sacarla del agua, el peso varía y aquello que puede funcionar dentro del agua fuera quizás no lo haga.

Más Entradas del Portfolio

Enlil, “The Ancient God”